Feelings (poema de Gabriela Kizer)

Screen Shot 2014-10-30 at 3.27.34 PM

A propósito de la muerte de Zulay Contreras Miralles, protagonista de “La 4ta Gracia“, la poetisa venezolana Gabriela Kizer, me hizo llegar este poema que le dedicara en el año 2009.


FEELINGS

I

Cuando vi a la mujer espantar las moscas

de su plato de comida ―si había plato―,

cuando vi el gesto tan universal de aquella mujer

que ha podido ser varias veces tu gesto o el mío,

no pensé en la voz de Helen Archer

bajo los puentes del Guaire.

La mujer de la que hablo

vigila los carros de la zona,

grita a los transeúntes

y recorre frenéticamente las calles.

Quizás ha visto la estatua de Las Tres Gracias

frente a la que vive,

pero no iría a morir con sus antiguos objetos

en una pocilga; no los reconocería.

No la distingue eso que tú y yo llamamos sensibilidad

y que a veces nos distingue.

No la distingue el miedo.

Ella es su jíbaro, su cobrador, la forma de su muerte.

Y de la nuestra, tal vez.

Atravieso sus calles en las primeras horas de la mañana.

Respiro la acidez que se cuela por las ventanas de un bar,

el aspecto de las sillas volteadas sobre las mesas.

Estoy en tu terreno, le digo.

No cuesta imaginar el cartón que tiene encima

ni la desgana para gritar a nadie.

II

Y en sus calles, Chet Baker en la radio, seis p.m.,

el hombre con el termo de café,

el hombre barajando los vasitos de plástico.

¿Le compraría uno? ¿Cabría en el poema

el miedo a beberlo, el argumento

de un atardecer detenido sobre la ciudad?

Cabría. Y la vida tuya y la mía y la vida en abstracto

como suelen gustarnos las vidas y las tardes

quebrándose en la hilacha de voz de Helen Archer,

en la broma de Nina Simone que deletreaba

como si desconociese la melodía

(¿y has visto sus manos sobre el piano?,

¿has visto sobre el piano las manos de Nina Simone?).

Y quebrándose a la hora en que la indigente

dejaba de gritar a los transeúntes, la hora inigualable

en que alisaba el cartón sobre sus piernas

y se abrazaba las rodillas,

se abrazaba las rodillas mi muerte

sin presentir a Chet Baker,

sin haber escuchado nunca a Nina Simone.

(Diciembre, 2009)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s